Inicio » Notas de Opinión

Deterioro de las expectativas, otra bisagra en la opinión pública

25 enero 2018

Por Norman Berra

Otro punto de inflexión en la coyuntura viene dado por la caída en las expectativas, que hasta el momento venían acompañando al gobierno. El “hay que darle tiempo”, uno de los elementos centrales del resultado electoral del 22-O (junto con el antikirchnerismo) funcionó como capital político de la primera mitad del mandato de Cambiemos. A tenor de las últimas encuestas conocidas, tal como apuntó Diego Genoud, “se lesionaron las expectativas, lo único que ofrece un gobierno sin presente y que ya agotó el uso del pasado”. Es lo que surge del más reciente estudio de consultora Synopsis realizado a nivel nacional a comienzos de enero, vía telefónica y sobre una muestra de 1.527 casos. Por un lado, el 42,6% de los argentinos adultos considera que la situación del país será “peor” dentro de un año. La cifra muestra que, de noviembre del año pasado a enero de 2018, las expectativas sobre el rumbo económico del país se fueron deteriorando: en noviembre de 2017, un 33,3% mantenía la opinión negativa sobre lo económico, con lo cual el salto de pesimismo es de 9,3 puntos porcentuales. Respecto a los argentinos que creen que la economía mejorará, según Synopsis alcanzan un 29,7%, cuando en noviembre eran un 43,2%: una caída del optimismo de 13,5 puntos porcentuales.

El estudio también arroja que la que la valoración de los argentinos es hoy más negativa que positiva sobre el gobierno de Macri: desde noviembre de 2016 a enero de 2017, la merma en la visión positiva sobre la gestión de Cambiemos fue de 13 puntos porcentuales (de 51,6% a 38%). Por contrapartida, la negativa subió 11 puntos porcentuales (del 30,2% al 41,4%), con lo cual prácticamente hubo una transferencia neta de las opiniones favorables hacia las desfavorables. Con todo, a nivel nacional, Cambiemos ya había tenido una valoración negativa peor que la de este mes: se dio entre enero y marzo de 2017 (meses de la polémica por la deuda del Correo Argentino, por ejemplo), cuando, según los datos de Synopsis, el porcentaje de opinión desfavorable llegó a ser de 42,5%. Por esa razón, la principal novedad de la coyuntura tiene que ver con la caída de las expectativas más que con la pérdida de imagen. En tanto, la valoración positiva más alta del último año se dio en época de elecciones legislativas, cuando más de la mitad (51,5%) evaluó como “positiva” la gestión de Macri. A partir de allí, y luego de la victoria oficialista a nivel nacional, la tendencia es descendente.

Los datos sugieren que el significante del cambio (que, más que significante vacío, se construyó a partir de un consenso negativo, el del antikirchnerismo) comenzó a cobrar un sentido nuevo, y riesgoso para el oficialismo: el del ajuste (precisamente lo que el asesor estrella de Cambiemos, Jaime Durán Barba, remarcó que había que evitar, sobre todo en la etapa inicial del gobierno). El paquete de medidas oficiales lanzado después de la victoria electoral del 22-O incluyó, además del recorte a los jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH, un pacto fiscal con las provincias, una reforma fiscal pro-patronal y un ajuste sobre la plantilla de trabajadores del Estado (en diciembre fueron despedidos casi 2 mil empleados públicos en Nación, PBA y municipios bonaerenses). Este mes se sumaron las subas de los servicios más la confirmación de la elevada inflación. Como apuntó Enrique de la Calle, “el macrismo encara un importante desafío que golpea en el punto exacto donde el Gobierno suele moverse: entre el ajuste que cree necesario hacer y el que la sociedad tolera. Cambiemos sabe que ese margen es estrecho. De hecho, los actuales niveles de desaprobación se asimilan a los de mediados de 2016, cuando el Ejecutivo encaró sus políticas de ‘sinceramiento’, que incluyeron tarifazos y paritarias por debajo de la inflación. La película es conocida: en 2017 volvió el ‘gradualismo’ y el oficialismo se impuso en las elecciones de medio término. Igualmente, todo parece indicar que este año ese ‘gradualismo’ perderá moderación. Cambiemos preferirá ceder capital político en 2018 para tener nuevamente margen en 2019, año electoral”. Esto sugiere que el 2018 será más duro que el año pasado, lo cual da asiento al sensible deterioro registrado en las expectativas.

Según Synopsis, también creció el descontento con el actual rumbo económico: un 36% cree que no es el correcto, y a la vez aumentaron las dudas. En octubre del año pasado, un 28,2% no estaba seguro de hacia dónde iba Macri, y en enero ese porcentaje subió hasta el 33,8%. Respecto a los que tenían una mirada optimista del manejo de la economía argentina, vienen en baja: desde las legislativas hubo una caída de seis puntos en la confianza hacia Cambiemos (30,7% contra 24,1%). En ese marco, la inflación continúa como la preocupación máxima de los argentinos con un 27%, seguida por la corrupción con un 21,8 %. Cabe recordar que Argentina registró en 2017 una inflación de casi 25 puntos (24,8%), casi 50% más que el techo establecido por el gobierno a principios del año pasado. Respecto a esto, José Natanson también identificó una bisagra: “el contundente triunfo oficialista en las elecciones de octubre abrió una nueva etapa política, marcó el verdadero comienzo del gobierno de Cambiemos. Disipada la amenaza de una restauración kirchnerista, con menos posibilidades de seguir apelando al fantasma del populismo como gran argumento justificador y auspiciado por un entorno regional que lo acompaña, Macri es, por fin, libre. En este contexto nuevo, la brecha entre la dificultad para conseguir mejoras de bienestar y el apoyo que concita –la distancia entre la realidad material y las expectativas– se va achicando. Lenta pero persistentemente, la mirada social va girando de la política a la economía (…) los acontecimientos de diciembre sugieren que una parte importante de la sociedad ya empezó a hacer las cuentas”. En ese marco, después de una elección que fue un plebiscito político más que económico, se insinúa otro giro o potencial bisagra.

Fuente: Clima de Opinión

Delfos
Delfos Todos los derechos reservados. Powered by EON